logo-tratamientos

A pesar de que la toxina botulínica es uno de los procedimientos más demandados en la estética para rejuvenecer el rostro,  despierta recelos y cierta desconfianza en las personas. Las caras hinchadas o “deformes” que algunos famosos han lucido, han provocado falsos rumores en torno a la toxina botulínica. Pero ¡no te angusties! aquí te derribamos todas esos mitos que tienes sobre este tratamiento estético.

La toxina botulínica es uno de los tratamientos con más tiempo y más seguros en el ámbito de la estética. Desde hace más de 30 años se comenzó a utilizar con resultados cada vez más naturales. Sin embargo,  la falta de conocimientos y la desinformación por parte de los medios han hecho que se generen muchos falsos mitos sobre la toxina botulínica.

La toxina botulínica paraliza el rostro y no permite gesticular.

Esto es falso. El efecto que provoca la toxina botulínica, en realidad, es la relajación de la fuerza del músculo, pero dicha relajación permite continuar con la gesticulación de forma normal y natural y más hoy en día, que lo que se quiere es un resultado mucho más suavizado. De esta manera, al relajar los músculos para que no se puedan contraer, la piel no se arruga, y de esta forma se minimizan las líneas de expresión, para rejuvenecer el rostro. Generalmente se aplica la toxina botulínica en la zona del tercio superior: entrecejo, frente y patas de gallo.

La toxina botulínica es el causante de caras hinchadas.

Esto es falso. Otro de los mitos sobre la toxina botulínica es que es el causante de caras hinchadas y caras de susto. No obstante, la toxina botulínica no rellena y es por esto que la mayoría de las personas confunden la toxina botulínica con soluciones para añadir volumen, como el ácido hialurónico. Realmente, la toxina botulínica relaja los músculos para suavizar las líneas de expresión, pero no rellena.

Te puede interesar: Beneficios del Radiesse para disminuir arrugas

La toxina botulínica es peligroso porque es una toxina.

 

Esto es falso. Teniendo en cuenta que este tratamiento lo realizan médicos estéticos, te aplicará las dosis correctas y te valorará según sea necesario. De este modo, la toxina botulínica es un tratamiento seguro. Es importante también saber, que la toxina botulínica es un fármaco altamente útil para la relajación muscular en cualquiera de sus versiones, tanto para el rejuvenecimiento facial, como para las contracturas de los músculos oculares en los pacientes que tienen diplopía, o contracturas musculares severas.

Los resultados son visibles de forma casi inmediata

Esto es verdadero. La toxina botulínica es un tratamiento rápido, que no suele durar más de 20 minutos, y que permite que el paciente continúe con su vida habitual. La duración de la sesión es máximo 1 hora y los resultados duran entre 3 – 6 meses. La frecuencia indicada entre sesión y sesión de la toxina botulínica es de cada 6 meses.

Así que, no tengas miedo en aplicarte la toxina botulínica en la zona que lo necesites. Recuerda que este tratamiento estético te beneficia increíblemente en tu piel, atenuando líneas de expresión, ayudando a rejuvenecer el rostro y a relajar los músculos. En Promoestética, puedes tener la seguridad y la confianza en la aplicación de la toxina botulínica, ya que este procedimiento es realizado exclusivamente por médicos profesionales debidamente capacitados y habilitados ante el Ministerio de Salud. De esta manera, no dudes en aplicarte la toxina botulínica y luce una piel ¡totalmente rejuvenecida!

 

 

 

Paula Andrea Camelo Jiménez

Community Manager | Periodismo Digital | Marketing Digital | Estratega de Contenidos SEO

 

Profesional en Lenguas Modernas con énfasis en Comunicación Digital, certificada en Inbound Marketing.
Con diplomados cursados en Community Manager y Gerencia en Venta Consultiva. Actualmente estudiando una Maestría en Gerencia de Mercadeo Digital.